Concilium

« Las interpelaciones del Papa Francisco a la Teología hoy »

by: Hermann Rodríguez Osorio


Table of contentsVerzeichnis
IndiceÍndiceTable des matières
Índice de contenidos內容索引


“No se conformen con una teología de despacho. Que el lugar de sus reflexiones sean las fronteras… También los teólogos, como los buenos pastores, huelen a pueblo y a calle y, con sus reflexión, derraman ungüento y vino en las heridas de los hombres. Que la teología sea expresión de una Iglesia que es ‘hospital de campo’, que vive su misión de salvación y curación en el mundo”.
Francisco

En el año 2014, las cinco facultades eclesiásticas de Teología del Brasil propusieron a la Pontificia Universidad Javeriana ser sede de un Congreso Internacional para celebrar los 50 años de la clausura del Concilio Vaticano II y los 80 años del Papa Francisco[1]. A esta primera convocatoria se fueron uniendo otras instituciones como la Conferencia de las Instituciones Católicas de Teología CICT – COCTI, grupo filial de la FIUC – IFCU, el Centro Bíblico, Teológico Pastoral para América Latina – CEBITEPAL, la Red de Facultades de Teología de Colombia – TEORED y la Arquidiócesis de Bogotá.

[1] Congreso Internacional de Teología – Pontificia Universidad Javeriana – Bogota, Colombia. 18 al 21 de septiembre de 2016. Textos de las conferencias principales, conclusiones y enlaces con los videos de las conferencias y del ‘diálogo con los maestros’.

El Papa Francisco, en su corto tiempo como obispo de Roma, ha inaugurado un nuevo estilo de ejercicio del primado de Pedro y nos ha recordado la necesidad de ser una Iglesia samaritana y profética, que propone un cristianismo que está en sintonía con las grandes causas de la humanidad. A través de palabras creíbles y gestos increíbles, el nuevo Papa se ha convertido en una referencia que va más allá de lo estrictamente eclesial.

Las novedades en la manera de hacer teología y en los contenidos mismos de la reflexión que Francisco ha ido proponiendo en estos años, justifican una reflexión, un análisis y un debate en los círculos académicos de la teología y de la pastoral. El Congreso tuvo como objetivo convocar a teólogos/as, y personas interesadas en reflexionar sobre las interpelaciones que el Papa Francisco está haciendo a la teología hoy, desde la corriente renovadora del Concilio Vaticano II. Vinieron teólogos de África, Europa, Norteamérica y Asia. De América Latina, hubo representantes de casi todos los países, académicos, agentes de pastoral, religiosas, laicos y sacerdotes. En total, un poco más de 450 personas. Vamos a presentar algunas de las interpelaciones del Papa Francisco que fueron resultando de los distintos momentos del Congreso.

Contexto

El profesor Austen Ivereigh, autor del libro “Francisco: El gran reformador”, ofreció una conferencia titulada “El Papa Francisco y el resurgimiento católico latinoamericano”, con la que nos ayudó a entender el contexto político, social y eclesial desde donde surge el pensamiento de Francisco. Nos ayudó a tomar conciencia de la teología del pueblo, surgida en Argentina en los años 70 y 80, como la base del pensamiento de este Papa. Esta corriente quería reflexionar sobre la realidad del pueblo como sujeto histórico, y la cultura y la religiosidad populares como portadoras de las semillas del Evangelio. 

Las tareas que entiende Austen Ivereigh, que el Papa Francisco le propone a la Teología son cinco: 1) Tomar en serio la evangelización de las culturas. 2) Servirse de la misericordia como herramienta para la conversión pastoral y misionera. 3) Fomentar unacultura del encuentro como base de un auténtico pluralismo. 4) Propiciar la renovación de la política, reconectándola con el pueblo y su fe. 5) Desarrollar la colegialidad latinoamericana, como fundamento para la construcción de la Patria Grande. 

Experiencia

El segundo día, buscaba recoger el desarrollo de los grandes temas del Vaticano II, como fundamentos de la teología de Francisco. Para ello, el profesor Alberto Parra Mora, S.J., con su conferencia: “Vaticano II: Memoria y Profecía”, evocó los grandes asuntos del Concilio en sus constituciones dogmáticas y pastorales, convencido de que “el fenómeno Francisco –nuestro texto– es colerrelativo al fenómeno del Concilio –nuestro contexto– para nuestro pretexto de vida y de acción”.

A partir de allí, se refirió a la modernidad conciliar (Gaudium et spes), a la circularidad eclecial (Lumen Gentium) y a la historicidad teologal (Dei verbum), sobre las cuales este Papa, ha querido fundamentar su reflexión y desde donde nos invita a realizar lo que el mismo Parra denomina:

“una lectura creyente del acontecer del hombre y del mundo (quaestio) bajo la óptica de Dios y de su plan de gracia y salvación (lectio), que constituyen el objeto material y formal de toda genuina teología como enseñan las fuentes. Texto y contexto en reciprocidad indisoluble en el misterio del Verbo que se hace carne y de la carne histórica que se hace Verbo”.

Reflexión

El tercer día, nos centramos en los aportes nuevos del Papa Francisco: la Misión (Evangelii Gaudium), la Ecoteología (Laudato Si’) y la Misericordia (Misericordiae Vultus). El jesuita Antonio Spadaro, director de la Civiltà Cattolica, en su conferencia,“Il Magistero di Papa Francesco”, recordó que la alegría es el rasgo común de los tres grandes documentos de Francisco: GaudiumLaudato y Laetitia. Su conclusión fue muy clara: 

“La preocupación del Papa es la de recontextualizar la doctrina al servicio de la misión pastoral de la Iglesia. La doctrina debe interpretarse en relación con el centro del kerigma cristiano y a la luz del contexto pastoral en la que se aplica, para la salusanimarum. Y este es el corazón del Magisterio de Francisco”.

Dentro de los distintos aportes presentados alrededor de las enseñanzas del papa Francisco, vale la pena destacar unas reflexiones del profesor Georges Worgull, de Duquesne University, Pittsburgh, que afirmó en el panel sobre Misión: 

“El Papa Francisco subraya el importante lugar que tienen los teólogos en el proceso de Evangelización / Inculturación. Los teólogos deben permanecer en diálogo con otras ciencias y con las experiencias humanas, de modo que puedan discernir cuál es la mejor forma de llevar el mensaje del Evangelio a los diferentes contextos culturales y comunidades. La Iglesia como evangelizadora necesita de los teólogos y de sus conocimientos con el fin comprometerse de verdad con las culturas, en sus múltiples dimensiones.”

Es claro que el teólogo y el misionero, cuando trabajan en un contexto cultural diverso, avanzan como por un puente que tiene dos direcciones o incluso como un ejercicio que se desarrolla en un mundo globalizado en el que hay una multitud de relaciones e interconexiones. En este sentido, Worgull propone, en la conclusión de su trabajo, que 

“Un primer paso que los teólogos podrían dar es asumir el desafío arduo y creativo de imaginar una formación teológica verdaderamente no colonialista, no imperialista, que está cultural e interculturalmente arraigada y, por tanto, profundamente comprometida con una diversidad de experiencias religiosas. Esto sólo puede ser posible si los teólogos hacen que el colonialismo intelectual inconsciente sea controlado conscientemente y permita abrazar una perspectiva más abierta. Esta puede ser la actividad necesaria de los teólogos que viven no en una época de cambio, sino en un cambio de época”.

Acción

El último día del congreso, trabajamos algunos de los temas que se van abriendo paso desde las enseñanzas del Papa Francisco: Laicado, Ecumenismo y Diálogo Interreligioso, y Vida Consagrada. La profesora Maria Clara Bingemer, con una conferencia titulada: “Mística, Praxis y Misericordia. El impacto de la teología del Papa Francisco sobre las teologías actuales”, nos propuso varios desafíos que surgen del pensamiento y de la práctica del Papa: 1) El reconocimiento de la experiencia de Dios como principio fundante y fundamental del ser humano. 2) La pregunta por el modo de hacer teología, pregunta que lleva a otras: ¿desde dónde se hace teología? y ¿para qué se hace teología? 3) La comunicación de la experiencia de Dios mediante un ejercicio de sistematización teológica. 4) La pregunta por el lenguaje que comunica la experiencia de Dios. 5) La invitación a tomarse en serio la función del laico, desde la “teología del pueblo” la cual recupera el sacerdocio común de todos los bautizados.

Retomo, para terminar, las palabras del decano de la facultad, el jesuita Luis Guillermo Sarasa:

“Vamos al ritmo de Francisco, porque le ha dado aires nuevos a la Iglesia;vamos al paso del Papa, porque nos ha interpelado con fuerza;estamos atentos a reflexionar sobre su magisterio, porque se sale de los moldes.Queremos avivar la esperanza de una Iglesia en salida porque responde a lasaspiraciones más genuinas de los que se encuentran en los márgenes del mundo”.


Autor

Hermann Rodríguez Osorio, S.J., entró a la Compañía de Jesús en 1979. Ordenado sacerdote en 1990. Doctor en Teología por la Universidad Pontificia de Comillas de Madrid (2000). Magíster en Psicología Comunitaria y Licenciado en Filosofía por la Pontificia Universidad Javeriana. Ha publicado varios libros y artículos en revistas indexadas. Actualmente es Profesor Asociado de la Facultad de Teología de la Universidad Javeriana. 

Related Posts

Leave a Reply